Velazquez la venus del espejo

  • por
Velazquez la venus del espejo

se convirtió en un tema popular en el arte a partir del renacimiento europeo, siendo su estado natural de representación la desnudez. Venus mirándose al espejo fue un tema que le era conocido al pintor a través de una pintura original de Tiziano que se encontraba colgada en el Alcázar de Madrid, aunque ésta se encontraba sentada y no tumbada, además de ser un tema iniciado por la pintura veneciana del siglo XVI. Velázquez no se iba a conformar con ser un imitador y quiso dar un paso adelante, buscaba un desnudo verosímil y de prodigiosa naturalidad.
El cuerpo de Venus, en primer plano y marcado por curvas y sinuosidades, divide la composición con una línea diagonal que atraviesa gran parte del cuadro desde la parte superior derecha. A la izquierda, la figura de Cupido cierra la composición verticalmente, equilibrándola. El espacio se cierra, queda pautado a partir del cortinaje rojo y los pliegues de la colcha, que remarcan la sensualidad de los contornos del cuerpo recostado de la diosa, aumentando la sensación de intimidad.

portrait of innocent x

Richardson estaba con Emily Wilding Davidson cuando Emily corrió delante del caballo del rey en el Derby de Epsom de 1913, sufriendo graves lesiones por las que murió posteriormente. Justo después del incidente, Mary fue golpeada en la cara y luego perseguida por una multitud enfurecida en la estación de Epsom Downs, donde un portero le dio refugio. Mary participó en muchos actos terroristas de la época. Formó parte del grupo de mujeres que rompieron las ventanas del Ministerio de Interior y la prisión de Holloway, prendieron fuego a una casa de campo y bombardearon una estación de tren.

national gallery

La obra representa a la diosa Venus en una pose erótica, tumbada sobre una cama y mirando a un espejo que sostiene el dios del amor sensual, su hijo Cupido. Se trata de un tema mitológico al que Velázquez, como es usual en él, da trato mundano. No trata a la figura como a una diosa sino, simplemente, como a una mujer. Esta vez, sin embargo, prescinde del toque irónico que emplea con Baco, Marte o Vulcano.
El Hermafrodito durmiente, una antigua copia romana, excavada hacia 1608–20,[2]​ de un original helenístico, actualmente en el Museo del Louvre. Cuando Velázquez estuvo en Roma, encargó un molde de bronce de la obra para Madrid.[3]​
El Fondo de las Colecciones de Arte Nacionales, por entonces recientemente creado, adquirió la obra en 1906 por 45 000 libras, para la National Gallery, siendo su primera adquisición triunfal.[17]​ El rey Eduardo VII admiró grandemente la pintura y anónimamente proporcionó 8 000 libras al fondo para su compra,[18]​ y se convirtió en Patrón del Fondo en adelante.[19]​

juan de pareja

Ya en 1677 se documenta […] como parte de un conjunto decorativo en el techo de una galería de la residencia principal de Heliche en Madrid, el Jardín de San Joaquín, al lado de otros temas […] donde aparecían figuras desnudas. […] Ambas pinturas pasaron después a las colecciones de los duques de Alba y de Manuel de Godoy […]”.
Es decir, que la historia del cuadro es en sí apasionante ya que se encontraba dentro de una de las colecciones privadas más interesantes y estimulantes de la historia del coleccionismo de nuestro país, la del Marqués del Carpio.

Velazquez la venus del espejo 2022