Pinturas de mujeres del renacimiento

  • por
Pinturas de mujeres del renacimiento

The birth of venus

Caterina Sforza, la duquesa guerrera del RenacimientoLeer artículo La educación de las hijasUn hecho está claro: las posibilidades vitales de una mujer estaban muy condicionadas por su nacimiento, en función del escalafón social al que perteneciera. Pero contrariamente a lo que se podría pensar, estar en lo más alto no era necesariamente mejor; lo ideal era nacer en un cómodo pero discreto plano medio.El Renacimiento supuso una mejora especialmente para las mujeres de clase media-alta; es decir, aquellas lo bastante bienestantes como para haber recibido una educación, pero no lo suficientemente importantes socialmente para ser “piezas valiosas” en el juego de la diplomacia matrimonial. Una mujer con educación podía acceder a trabajos mejores al servicio de la clase alta, especialmente el de preceptora, ya fuese en letras, ciencias o, especialmente, artes. Autorretrato en el estudio, Lavinia Fontana Autorretrato en el estudio, por Lavinia Fontana. Esta pintora nació a finales del Renacimiento, cuando los prejuicios hacia las mujeres artistas ya no eran tan fuertes, y llegó a pintar para la corte papal.

pinturas famosas de mujeres

Entre 1151 y 1158 escribió un innovador tratado de medicina titulado “Libro sobre las propiedades naturales de las cosas creadas” (Liber subtilitatum diversarum naturarum creaturarum), en el cual fue pionera en abordar específicamente la anatomía y fisiología femeninas, siendo la primera europea de la historia en describir el orgasmo sexual en la mujer. De toda su amplia producción inabarcable, cabe mencionar la calidad y el valor plástico de sus tres grandes manuscritos proféticos (Liber Scivias, Liber vitae meritorum y Liber divinorum operum), ilustrados con miniaturas elaboradas a partir de sus experiencias visionarias, que ella percibía como revelaciones divinas.
Los frescos representan tres ciclos: el ciclo de la vida de Cristo, el ciclo de la vida de Santa Catalina de Alejandría y el de San Juan Bautista. En 1962, todos los murales de la iglesia de las clarisas fueron restaurados, pasados a lienzo y en la actualidad se encuentran en la Iglesia de San Sebastián de los Caballeros en Toro.

mujeres pintoras del renacimiento

En el siglo XVI encontramos una pintora miniaturista de quien existe bastante documentación, sin embargo no han sobrevivido miniaturas firmadas por ella, sólo algunas obras de cuya autoría no se tiene completa certeza.
Se trata de Levina Teerlinc (cuyo apellido también figura como Teerline en algunas fuentes encontradas), nacida en Bruges, ciudad autodenominada la “Venecia del Norte”, también llamada Brugge o Brujas, caplital de Flandes. No se sabe con
miniaturistas y su hermana era marchante de arte. Su progenitor fue un reconocido artista flamenco de nombre Simon Bening  (también se encuentra como Benninc o Benninck), quien dio a Levina los primeros conocimientos de esta
El miniaturista Nicholas Hilliard, más conocido que Levina, también comenzó a pintar miniaturas de forma ovalada, lo que posteriormente se volvió muy frecuente. Además de retratos individuales, algunas miniaturas de Levina muestran grupos de personas, lo que en esos tiempos también era bastante raro.
Gracias también al reconocimiento que la reina María de Hungría, regente en esos momentos de los Países Bajos en nombre de su hermano Carlos V, profesara a su padre, pudo también Caterina contar con el mecenazgo de la reina, que además le manifestó siempre un especial aprecio. Como artista de Corte continuó su trabajo esencialmente como miniaturista. Al menos hasta que contrajo matrimonio, porque como era habitual en la época, tras casarse con Christian de Morien, organista dela Catedralde Amberes, Caterina dejó de pintar.

pinturas del renacimiento

En cuanto a su vida personal, se casó en  1571 con Fabrizio de Moncada. Posteriormente tras la muerte de su esposo volvió a contraer nupcias con Orazio Lomellino, recibiendo en 1624 la visita de Van Dyck, quién la retrato.
La pintora buscó las posibilidades para un nuevo estilo de retratos con personajes con poses informales. Los protagonistas más frecuentes de sus obras eran los miembros de su familia y su propio rostro, como podemos observar en estas obras:
Un total de 50 obras han sido atribuidas con seguridad a Sofonisba. Sus cuadros pueden verse en las galerías de Bérgamo, Budapest, Madrid (Museo del Prado), Milán (Pinacoteca de Brera), Nápoles, Siena y Florencia (Galería Uffizi).
Artemisia Lomi Gentileschi nació en Roma el 8 de julio de 1593, y murió en Nápoles en 1654. Fue una pintora caravaggista italiana, cuyo padre era el pintor toscano Orazio Gentileschi, del cual tomó el limpio rigor del dibujo, inculcándole una fuerte acentuación dramática, tomada de las obras de Caravaggio.

Pinturas de mujeres del renacimiento on line