Persona mirando por la ventana

  • por
Persona mirando por la ventana

Mujer mirando a través de la ventana (1893)

La pandemia ha supuesto un duro golpe para el turismo. Más allá de las consecuencias económicas sobre el sector, lo cierto es que la imposibilidad de moverse libremente por el mundo ha provocado frustración en los viajeros. Durante semanas -especialmente durante el confinamiento- nos conformamos con contemplar el paisaje que se dibujaba al otro lado de nuestra ventana y, después, hemos disfrutado de nuestro entorno con la responsabilidad y la prevención que requieren las circunstancias.
¿Qué es WindowSwap?La propuesta de WindowSwap es tan sencilla como tentadora. Y es que esta página web, creada sin grandes pretensiones -no es ni llamativa ni comercial-, permite a cualquier persona compartir las vistas desde su ventana con el resto del mundo.
Quien lo desee, puede hacerlo simplemente enviando un vídeo horizontal que no debe sobrepasar los 10 minutos, a través de un formulario, en el que solo se requiere la identificación del autor y la localización de la grabación. El resultado son numerosas imágenes en movimiento que transportan a lugares insospechados, desde una óptica distinta a la que tendríamos en caso de visitarlos personalmente.

persona mirando por la ventana png

Durante el confinamiento por la pandemia de coronavirus, una de las cosas que más hemos hecho ha sido mirar por la ventana, observando siempre el mismo paisaje. Pero, ¿y si pudiéramos ver por las ventanas de otras personas por todo el mundo? Con esa idea nació WindowSwap.Se trata de un proyecto ideado por Sonali Ranjit y Vaishnav Balasubramamiam, en el que cualquiera puede participar. Sólo hay que subir vídeos de 10 minutos grabados desde la ventana de casa. Una vez en la plataforma, cualquiera los puede ver.La web te dice la ubicación de la ventana y el nombre del usuario que la ha compartido.Así, se pueden ver desde las populosas calles de Nueva York hasta paisajes más naturales en la India, brumosos barrios en Escocia o soleadas tardes en Filipinas. Todo, sin moverte de casa.

persona mirando por la ventana meme

La ventana indiscreta (cuyo título original en inglés, Rear Window, significa literalmente «Ventana trasera») es una película estadounidense de 1954 basada en el relato de 1942 It Had to Be Murder, de Cornell Woolrich, dirigida por Alfred Hitchcock y con actuación de James Stewart, Grace Kelly, Wendell Corey, Raymond Burr y Thelma Ritter.
En 1997, la película fue considerada «cultural, histórica y estéticamente significativa» por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos y seleccionada para su conservación en el National Film Registry.[4]​
Al recuperarse de una pierna rota, el aventurero fotógrafo profesional LB «Jeff» Jefferies (James Stewart) está confinado en una silla de ruedas en su departamento de Greenwich Village. Su ventana trasera da a un patio y a varios otros apartamentos. Durante una poderosa ola de calor, mira a sus vecinos, que mantienen sus ventanas abiertas para mantenerse frescos.
Observa a una extravagante bailarina a la que apoda «Miss Torso»; una mujer soltera de mediana edad que él llama «Miss Lonelyhearts (corazón solitario)»; un compositor-pianista talentoso, soltero y de mediana edad; varias parejas casadas, una de ellas recién casadas; una escultora; y Lars Thorwald (Raymond Burr), un vendedor ambulante de joyas con una esposa postrada en cama.

mujer mirando por la ventana dibujo

Wayra está muy preocupada por mí. Sufre por lo que pueda pasarme, consciente de que soy un individuo de mucho riesgo. Ante ella mantengo la moral alta y trato de no pensar más de la cuenta, a pesar de que soy consciente de que me sería muy difícil superar un hipotético contagio.
Empieza una nueva semana de confinamiento que cada vez se hace más complicada. Wayra ha salido a la calle a comprar y, como cada vez que va y vuelve, llega preocupada por la posibilidad de haber traído el maldito virus a casa. Mantener la calma en un momento sin certezas ni seguridades es muy complicado y nos puede hacer caer hacia la tentación de la precaución excesiva.
Ayer rompí una rama de un geranio de los que estaba cuidando con tanta devoción y delicadeza. Me ha sabido tan mal como si hubieran herido a alguien querido. Tengo una sensación de rabia e impotencia totales, y he plantado las ramas rotas con la esperanza de que de la herida rebrotará la vida.

Persona mirando por la ventana 2022