Movimientos de vanguardia en la literatura

  • por
Movimientos de vanguardia en la literatura

La vanguardia literaria latinoamericana

Hacia 1910 se percibe en toda Europa unas actitudes de inconformismo y deseo de renovación en la literatura y las artes en general.  En cuanto a la literatura se refiere, se van formando  movimientos  y tendencias que, como en su momento hizo el Romanticismo, vuelven a cambiar la manera de entender la literatura y, en cierto modo, la vida. La característica general principal de todos ellos es que:

a) Futurismo: Fue iniciado como decimos en 1909 con el Manifiesto Futurista por Filipo Tommaso Marinetti. La teoría del movimiento se apoyaba, básicamente, en la exaltación de la lucha, la violencia y la agresividad: No existe belleza alguna si no es en la lucha. Ninguna obra que no tenga un carácter agresivo puede ser una obra maestra. La poesía debe ser concebida como un asalto violento contra las fuerzas desconocidas, para forzarlas a postrarse ante el hombre.

Entre los temas creativos, destaca la reivindicación de la belleza de las nuevas creaciones de la vida moderna: el automóvil, la máquina de escribir, la luz eléctrica, etc… (Véanse al respecto algunos poemas del primer Salinas). Famosa es la frase del manifiesto que afirma que: Un coche de carreras (…) es más bello que la Victoria de Samotracia.

wikipedia

El vanguardismo (también conocido por su nombre en francés, avant-garde /avɑ̃ɡaʁd/)[1]​ se refiere a las personas y a las obras experimentales e innovadoras, en particular en lo que respecta al arte, la cultura, la política, la filosofía y la literatura; representa un empuje de los límites de lo que se acepta con la norma o statu quo, sobre todo en el ámbito cultural.[2]​

El término también hace referencia a la promoción de reformas sociales radicales; fue este sentido el que evocó el adherente a Saint-Simon, Secante Rodrigues, en su ensayo «L’artiste, le savant et l’industriel» («El artista, el científico y el industrial», 1825), el cual contiene el primer uso registrado del término «vanguardia» en su sentido ahora habitual: allí, Rodrigues pide a los artistas «servir como el vanguardismo [de la gente]», insistiendo en que «el poder de las artes es, de hecho, la forma más inmediata y rápida para la reforma social, política y económica».[4]​

Desde el punto de vista histórico, el primer tercio del siglo xx se caracterizó por grandes tensiones y enfrentamientos entre las potencias europeas. Por su parte, la Primera Guerra Mundial (entre 1914 y 1918) y la Revolución bolchevique (en octubre de 1917) fomentaron las esperanzas en un régimen económico diferente para el proletariado.

vanguardias artísticas

Las innovaciones aportadas por Juan Ramón Jiménez en el campo de la poesía, unidas al afán de experimentación de las sucesivas vanguardias poéticas, configuraron un ambiente literario en el que surgiría una serie de poetas que se han agrupado bajo el marbete de Generación del 27, llamada así porque en 1927 se celebró en el Ateneo de Sevilla un acto conmemorativo del tercer centenario de la muerte de Góngora al que acudieron algunos de los nombres que después serían incluidos en el grupo o generación del 27: Jorge Guillén, Gerardo Diego, Rafael Alberti, Dámaso Alonso y Federico García Lorca. Estos y otros nombres conforman una generación o grupo poético formado por una serie de artistas que mantuvo entre sí estrechos lazos de amistad. De ahí que se les haya llamado también “generación de la amistad”.

Tercera etapa: después de la guerra. Lorca murió en 1936 y todos los demás, salvo Aleixandre, Dámaso Alonso y Gerardo Diego, partieron hacia un largo y doloroso exilio, con lo que se produjo la dispersión del grupo poético del 27. Cada uno de ellos seguirá su propio rumbo literario, aunque ninguno de ellos abandonará el camino emprendido hacia una poesía cada vez más humana, cargada de pesimismo, angustia y desarraigo.

tipos de vanguardias literarias

Las vanguardias literarias son el conjunto de movimientos desarrollados dentro de la literatura durante la primera mitad del siglo XX, que buscan la renovación y libertad de expresión. La literatura vanguardista, especialmente a través de la poesía, reacciona contra los valores, las producciones estéticas anteriores y la tradición literaria.

La palabra vanguardia viene del término francés avant-garde, una palabra del ámbito militar, que destaca el carácter innovador y provocador de estas nuevas corrientes, tanto en el campo del arte como en la literatura.

En la literatura, el término cubismo hace referencia al tipo de obras de principios de siglo XX que integran lo visual como parte del hacer poético, desafiando los límites de la literatura. Al igual que la pintura cubista, incluyó textos y tipografías dentro de sus creaciones literarias.

Es el poeta y novelista Guillaume Apollinaire el representante de esta tendencia en la literatura, cuya manifestación principal se muestra en la poesía. Algunas de las características que definen al cubismo literario son la experimentación tipogáfica y la ruptura de esquemas métricos tradicionales.

Movimientos de vanguardia en la literatura online