Mihrab de la mezquita de cordoba comentario

  • por
Mihrab de la mezquita de cordoba comentario

Mezquita de córdoba historia

El Mihrab de la Mezquita de Córdoba es el resultado de la reforma llevada a cabo durante la segunda mitad del siglo X durante el gobierno del califa Al-Hakam II. La transformación del mihrab incluye también la ampliación de naves de oración y la creación de una nueva maqsura. En dicha transformación participaron los artesanos más destacados de la época.
La invasión árabe del reino visigodo (711) significó, en el ámbito artístico y cultural, un cambio de orientación de los modelos, pero también un sincretismo del que la civilización árabe es característica; destacadamente, la reutilización de elementos de iglesias visigodas que se transformaron en mezquitas, lo que implicó la adopción y transformación del arco de herradura.
Los mozárabes y los judíos gozaban de libertad de culto, pero a cambio estaban obligados al pago de dos tributos: el impuesto personal (yizia) y el impuesto predial sobre el ingreso de las tierras (jaray). Estos dos grupos tenían autoridades propias, gozaban de libertad de

pórtico de la gloria comentario

We find the Mihrab in the area of the Maqsurah, located in the central area of the qibla wall. Positioned between the doors to the treasury chamber and the Sabat, it is a focal point for the contribution made by Al-Hakam II to the Aljama. However, it is not only a place indicating the direction of prayer. It is also where the constructive development of this expansion converges, the area where the visitor, amazed by its richness and artistry, directs their gaze.
The Mihrab is no longer just a simple niche but is created as a place to project, becoming a small octagonal room covered by a scallop shell dome. It rises up from a marble plinth which is surrounded by a quranic surah and an inscription alluding to the creators of the work. At the top, on the wall panels, trefoil blind arches are found along with an abundant decoration of stylised plant motifs.
Its entrance is structured through a canted horseshoe arch where we find the mosaic decoration which links to the Byzantium tradition, produced by the craftsmen sent by Emperor Nicephorus II. These mosaics extend along the voussoirs with a geometric and plant-based design, but also in the inscriptions which record verses from the Koran. Added to the richness provided by the mosaics are the boards of stylised plant motifs which display the thematic motif of the «tree of life».

mezquita de córdoba características

Aunque en un texto anterior nos ocupamos de la mezquita de Córdoba para describir algunas de sus características más básicas, en esta ocasión vamos a centrar nuestro análisis en el mihrab del templo, esa pieza situada en el denominado muro de la qibla y que en toda mezquita debería servir para indicar al orante la dirección hacia la ciudad sagrada de La Meca (aunque esto no sea así, exactamente, en el caso de la aljama cordobesa).
El actual mihrab de la mezquita de Córdoba (hubo otros antes de que el edificio fuese experimentando sus sucesivas ampliaciones) es fruto de la gran reforma del  templo llevada a cabo en la segunda mitad del siglo X durante  el gobierno del califa Al-Hakam II (961-976). La construcción del mihrab formó parte de un amplio programa de modificaciones en el que se incluyeron también la ampliación de las naves de oración y la creación de una nueva maqsura (espacio próximo al mihrab, reservado para el gobernante). Actuaciones todas ellas dirigidas por Chafar, el chambelán de palacio, y en las que colaboraron los más destacados artesanos de la Córdoba de la época, hasta la conclusión de las obras en 966.

la arquitectura de la mezquita de córdoba

norte de África y Al-Ándalus (756-788). Cuando llegó a la península Ibérica conformó la dinastía Omeya y puso como capital de la misma a Córdoba. Inmediatamente después, Abd al-Rahman I se proclamó emir (soberano que
proclamó califa. Es decir, se proclamó soberano no solo del poder político y militar, sino también del poder religioso. En Al-Ándalus se levantaron ciertos conflictos que el califa Abd al Rahman III, supo solventar centralizando el poder de su gobierno en la península y en el norte de África. Asimismo, llegó a controlar las rutas comerciales de oro y marfil y acrecentó los ingresos económicos durante su mandato.
sirvieron de estos hábitos y pactaron con las iglesias para seguir recaudando estos impuestos. Por eso, tanto los monasterios como las iglesias, siguieron ejerciendo sus funciones, pues se les permitió que siguieran celebrando las liturgias y cultos cristianos a cambio de pagar unos impuestos. No obstante, aquellos que no querían pagar dichos impuestos se convirtieron al islam. Evidentemente, todo este proceso se desarrolló paulatinamente dando lugar al esplendor de una producción artística y cultural sin parangón en la historia del arte.

Mihrab de la mezquita de cordoba comentario online