Comentario extasis de santa teresa

  • por
Comentario extasis de santa teresa

Las meninas análisis

La encrucijada en la que se encuentra la iglesia de Santa María de la Victoria de Roma, en pleno centro de la capital italiana, sufre tráfico a todas horas. La contaminación atmosférica, pero también los restos de un incendio en el siglo XIX, habían impedido a los visitantes contemplar la Capilla Cornaro tal y como fue imaginada por Gian Lorenzo Bernini para albergar el Éxtasis de Santa Teresa, que él mismo consideraba su “men cattiva opera”, es decir, su mejor obra.

“Antes había habido otras restauraciones, pero nunca de la entera Capilla Cornaro”, cuenta este diario la superintendente Daniella Porro. “Decidimos hacer una intervención radical porque la Capilla no es sólo el famoso conjunto escultórico, sino toda la capilla entera, que el mismo Bernini consideraba su mayor obra”.

Gian Lorenzo Bernini realizó la escultura bajo el pontificado de Inocencio X, en un momento en que su carrera –que floreció bajo el periodo de Urbano VIII- estaba de capa caída. Bernini había sido apartado del jubileo del 1650, y pasaba por un mal momento profesional. El cardenal Cornaro, que venía de una poderosa familia veneciana, tampoco tenía unas grandes relaciones con el Pontífice. La popularidad de la capilla después de los trabajos hizo que Inocencio volviera a llamar al célebre escultor.

la familia de carlos iv goya análisis

Bernini nos hace entrar en la intimidad de Santa Teresa. Desaparece todo, incluso la razón, para construir una escultura en la que se muestra un momento sin tiempo, fuera también de cualquier lugar. En mi opinión cuando Bernini realiza entre 1647 y 1652 este conjunto escultórico, está construyendo una real experiencia de ausencia. La arquitectura eleva a los altares un momento que va más allá de cualquier tiempo o lugar, aunque se pueda localizar en un día, en una época, en una vida. ‘Con quedar partirse’. Se queda con nosotros diciéndonos que ha abandonado todo, incluso el alma.

Este momento de éxtasis se representa cada amanecer ante nosotros. Por la luz y el encuentro con nuestros ojos, lo que ni ojo vio ni oído oyó parece destinado a nuestra contemplación. Asistimos desde nuestro tiempo a una intimidad que quisiera ir más allá del tiempo.

Abandonada que no se cae sino que parece elevarse: su amor es su peso. Elocuente sin proferir palabra, con un no se qué que se queda balbuciendo. Expuesta a la mirada de todos pero para indicar que hay mucho más de lo que los ojos ven. El éxtasis de Santa Teresa nos hace presente que la realidad puede ir más allá del principio de no contradicción. Una locura.

capilla cornaro

El Éxtasis de Santa Teresa también conocido como la Transverberación de Santa Teresa (en italiano: L’Estasi di Santa Teresa o Santa Teresa in estasi o Transverberazione di santa Teresa) es un grupo escultórico en mármol obra del escultor y pintor Gian Lorenzo Bernini, de estilo barroco. [1]​Fue realizada entre 1647 y 1652, por encargo del cardenal Cornaro, para ser colocada donde iría su tumba, en la Iglesia de Santa María de la Victoria (Santa Maria della Vittoria), en Roma, donde actualmente se encuentra, en la llamada Capilla Cornaro.[2]​ Santa Maria della Vittoria es una basílica del siglo XVII erigida para conmemorar la victoria del emperador Fernando II en la Batalla del Monte Blanco.

Una de las estancias más importantes de la iglesia es la Capilla de Cornaro, en la que se encuentra la escultura de Bernini El Éxtasis de Santa Teresa. Se trata de una de las obras más destacadas de la escultura barroca.[3]​

El Éxtasis de Santa Teresa está considerada una de las obras maestras de la escultura del alto barroco romano. Retrata la imagen de Santa Teresa de Ávila durante el don místico de la transverberación que describe en su Libro de la Vida.

la balsa de la medusa análisis

El Éxtasis de Santa Teresa también conocido como la Transverberación de Santa Teresa (en italiano: L’Estasi di Santa Teresa o Santa Teresa in estasi o Transverberazione di santa Teresa) es un grupo escultórico en mármol obra del escultor y pintor Gian Lorenzo Bernini, de estilo barroco. [1]​Fue realizada entre 1647 y 1652, por encargo del cardenal Cornaro, para ser colocada donde iría su tumba, en la Iglesia de Santa María de la Victoria (Santa Maria della Vittoria), en Roma, donde actualmente se encuentra, en la llamada Capilla Cornaro.[2]​ Santa Maria della Vittoria es una basílica del siglo XVII erigida para conmemorar la victoria del emperador Fernando II en la Batalla del Monte Blanco.

Una de las estancias más importantes de la iglesia es la Capilla de Cornaro, en la que se encuentra la escultura de Bernini El Éxtasis de Santa Teresa. Se trata de una de las obras más destacadas de la escultura barroca.[3]​

El Éxtasis de Santa Teresa está considerada una de las obras maestras de la escultura del alto barroco romano. Retrata la imagen de Santa Teresa de Ávila durante el don místico de la transverberación que describe en su Libro de la Vida.

Comentario extasis de santa teresa online